Una ruta clásica del trekking limeño es la ya conocida laguna Rapagna en Rio Blanco, ubicada a la altura del kilómetro 103 de la carretera central y a una altura de 3600 msnm es el punto de partida hacia la que es a mi parecer la más hermosa de las lagunas en nuestra serranía limeña, ubicada a una altura de 4500 msnm y rodeada de imponentes montañas es un lugar mágico y encantador que siempre es grato poder visitar, pero como en ocasiones nos caracterizamos por realizar rutas algo más exigentes decidimos ir un poco más allá de Rapagna y llegar hasta la no tan visitada y menos bonita Laguna Putca. Si para el común de la gente que va a Rapagna la caminata le parece complicada por la distancia y la altura, imagínense caminar unos 300 metros más en subida y cubrir este tramo por cerca de una hora adicional hasta llegar a la dichosa laguna.

Así que formamos un grupito de aguerridos caminantes y nos dirigimos al distrito de San Mateo de Huanchor que se encuentra a la altura del kilómetro 93 de la carretera central y a una altura de 3100 msnm, el punto de reunión sería el hotel “Las Américas”, clásico hospedaje de los caminantes que suelen hacer rutas para Rapagna o Nevería. Llegamos cerca de las 9 de la noche y con la justa conseguimos habitación ya que ese mismo día Aire Puro haría la ruta clásica a Rapagna y la gente de ese grupo abarrotó el hotel.

Desvío que lleva a Putca

Desvío que lleva a Putca

Una vez instalados salimos a comer algo al Chez Víctor, restaurant que se encuentra al lado del hospedaje para comer algo y conversar sobre la ruta que haríamos al día siguiente. Lo poco que sabía de Putca era que antes de llegar al último tramo de ascenso a Rapagna había que tomar un desvío por la izquierda que nos llevaría hasta la laguna pero no sabía ni la distancia ni el tiempo que nos tomaría llegar a ella por lo que decidimos enrumbar a Rio Blanco a las 5 de la mañana. Compramos algunas cosillas en el market que está frente al hospedaje ya que a la hora que saldríamos no encontraríamos todo cerrado y así muy temprano el domingo nos dirigimos hacia Rio Blanco.

El día aún no aclaraba, eran las 5.30am y el inicio de la ruta empezaba por la clásica trocha carrozable, un caminito ancho que zigzagea por la quebrada Copa y que nos toma cerca de una hora llegar hasta el desvío que nos llevará hacia la quebrada Chueco. Al terminar la trocha carrozable nos tomamos un breve descanso y nos encontramos con Don Carhuavilca Carlos, un poblador del lugar que tiene su cabaña metros más arriba de la trocha, nos tomamos unas fotos y le dimos algunas golosinas y continuamos nuestro camino hacia el bosque de piedras, un buen lugar para acampar por si desean quedarse más de un  día en la zona, de aquí en adelante el camino es recto y va ascendiendo de a pocos hasta llegar al último tramo y aquí empezamosnuestro desvío hacia la izquierda para seguir ganando altura.

Pendiente en subida

Tramo en subida hacia Putca

Fue justo a la altura de este desvío que nos encontramos con Don Carlos, amo y señor de Rapagna, Putca y alrededores según las malas lenguas, nos indicó que siguiéramos el cauce del pequeño rio por la izquierda y así llegaríamos a Putca, agradeciéndole por el consejo nos despedimos y continuamos nuestro camino mientras Don Carlos se iba a Rapagna a ver a sus ovejas. Por momentos la ruta se hacía pesada más que todo por la caminata previa, felizmente el clima era agradable, a ratos el sol nos acompañaba y en otras las nubes se encaragban de taparlo para dar paso a ligeras lluvias, casi llegando al punto más alto vimos un señor con dos perros a lo lejos y cuando nos acercamos nos sorprendió ver al propio Don Carlos, que nos decía que venía de Putca, pero como le hizo para llegar antes que nosotros? que verguenza sentí al saber que un señor de avanzada edad haya ido a Rapagna y luego a Putca y nos encuentre ya de regreso y nosotros aún sin llegar a la dichosa laguna.

Continuamos ya por un terreno plano y a lo lejos divisamos la montaña Putca sabiendo que la laguna se encuentra a sus pies, aceleramos el paso y fue en este momento que nos cayó tan fuerte la lluvia que nos obligó a abrigarnos y hasta ponernos guantes ya que la temperatura había bajado considerablemente, felizmente esta duró apenas unos 5 minutos y el cielo mejoró para dar paso nuevamente al sol y después de mucho batallar y cansados al extremo llegamos al mediodía a Putca, ubicada a 4737 msnm.

Laguna Putca

Laguna Putca

Una vaca muerta al lado de la laguna no nos daba una buena bienvenida y permanecimos una media hora en el lugar tomando fotos y aprovechando el momento para darle descanso a nuestras destruidas piernas, comimos algo y emprendimos el regreso para que no se nos haga tarde, como en todo trek el camino de bajada se hace en menos tiempo que el de subida y tras caminar con cierto cuidado para evitar los resbalones llegamos cerca de las 3 de la tarde a Rio Blanco casi justo con el grupo de la gente de Aire Puro que fueron a Rapagna.

Nos sentamos a un lado de la carretera, como es costumbre en mi luego de un buen trek el cuerpo pide dulce y tomar una gaseosa es lo que necesito, al rato paso un colectivo que nos llevó a San Mateo nuevamente y de ahí tomamos la combi a Chosica para luego enrumbar con dirección a Lima a descansar luego de tremenda ruta, ya habrá oportunidad de empalmar de Putca hacia
Casapalca pero eso ya será en otro trek.

Datos a tener en cuenta:
Hospedaje Las Américas S/.30 soles cama doble con baño común
Pasaje desde Ovalo Santa Anita a Chosica S/. 3 soles
Pasaje desde Chosica a San Mateo de Huanchor S/. 5 soles
Colectivo de San Mateo de Huanchor a Rio Blanco S/. 2 soles

Más fotos de esta salida aquí

Popularity: 2% [?]