Una de las rutas más emblemáticas del trek limeño es la que nos lleva hacia la laguna Arca, según los relatos leídos anteriormente el llegar a dicha laguna ya de por sí es un gran logro por la distancia a recorrer, el desnivel y lo accidentado del camino. A pesar de esto un grupo de aguerridos y masoquistas caminantes nos dirigimos con destino a Marachanca para cerciorarnos que los relatos eran ciertos aunque con la diferencia que iríamos para la fiesta de peregrinación de la Cruz de Arca, festividad que se realiza cada año en Marachanca donde los pobladores recorren la ruta hacia la laguna cargando una cruz en agradecimiento por el agua que reciben de la misma.

El punto de reunión sería el grifo en el Ovalo Santa Anita, punto acostumbrado de encuentros para enrumbar hacia Chosica, esta vez nos juntamos 12 personas, el grupo era numeroso y con hartas ganas de conocer Arca (luego la naturaleza nos diría a su manera que no quería que conociéramos la laguna). Con algo de retraso iniciamos el viaje y ya en Chosica nos terminamos de proveer de lo necesario para la ruta y a tomar el carro rumbo a Matucana, la idea era llegar aún con luz natural para iniciar la caminata a Marachanca pero terminamos llegando como a las 7 de la noche y con la noche encima empezamos a caminar por la carretera que nos llevaría al poblado.

Fiesta de la Cruz en Marachanca

Fiesta de la Cruz en Marachanca

La mayoría se trepo a un camioncito que apareció a media ruta pero dos nos quedamos para completar el camino a Marachanca en hora y media. Al llegar la gente estaba reunida en la laguna La Encantada que fue vaceada para utilizarla para la fiesta de la cruz. El famoso “calentito” se repartía en grandes cantidades y la gente bailaba al compás de las bandas, todo muy bonito, la amabilidad de los pobladores nos hizo sentir como si estuviéramos en nuestra casa. Después de un intenso cortamonte donde el árbol no se dejó tumbar con facilidad tomamos un descanso para recuperar fuerzas e iniciar el trek hacia Arca.

Para empezar cometimos el error de esperar a que la cruz saliera rumbo a Arca, luego los pobladores nos dijeron que la cruz es lo último que sale y que la gente empieza a caminar desde temprano para llegar a Laguna Seca con tranquilidad, lo cierto es que al enterarnos de esto comenzamos a caminar cerca de la 1.45 de la mañana y como era de esperarse los pobladores con la cruz encima nos pasaron al rato lo cual haría más complicada las cosas ya que no habría quien más nos muestre el camino y como sea empezamos a caminar algo más rápidos pero no lo suficiente para seguir a los pobladores.

Cactus en el camino

Cactus en el camino

La peregrinación por un momento se volvió en una carrera frenética al más puro estilo “Desafio Huarochirí”. Veíamos como la gente nos pasaba incluida la banda cuando un tipo con el bombo a cuestas pasaba aceleradamente y se perdía en el camino más arriba. La caminata se volvió un caos total y producto de ello el grupo se separó y algunos se desviaron de la ruta, otros trataron de seguir a los pobladores y algunos nos quedamos más atrás. Hubieron momentos que el camino se perdía a ratos debido a la oscuridad de la noche y es que no es común entre nosotros caminar por la montaña a esas horas.

En un tramo de la ruta habiamos visto una luz que venía desde abajo del camino, posiblemente algunos pobladores que venían así que decidimos esperarlos para preguntarles si la ruta que seguíamos era la correcta.

Luego de algunos minutos más más nos dieron alcance y nos dijeron que estábamos en el camino correcto así que decidimos seguirlos, le preguntamos al señor cuantas veces había ido a Arca y nos dijo como 37 veces!! y su nombre era Freddy Sánchez Rojas, quien ha sido de guía para la gente de Aire Puro en otras oportunidades como nos estuvo contando.

Las esperanzas volvieron a renacer en poder llegar a Arca entonces y continuamos hasta la altura de una pampa, la noche iba terminando para dar paso al día, ya las primeras luces del amanecer iban apareciendo y con esto al menos se podría ver mejor donde teniamos que ir y aquí viene la parte más difícil del primer tramo, el camino hacia Laguna Seca, se trata de un tramo en subida de unos 500 metros donde el camino se pierde conforme vas avanzando, el lugar está lleno de arbustos y espinos que harán mas complicado el ascenso, a esto hay que sumarle la humedad de la zona (mi pantalón estuvo totalmente mojado) y los insectos que tratarán de picarte para lo cual debes llevar repelente.

Vista de Marachanca y Matucana

Vista de Marachanca y Matucana

Trataba de no perderle el paso a Freddy Sánchez pero el terreno agreste de la zona me lo iba impidiendo de a pocos hasta perderlo completamente de vista, lo vi más arriba y me dijo que caminara de frente, pero ya la cosa se iba poniendo fea, hubieron tramos donde tuve que escalar por las rocas para no caer y tras mucho batallar y algo cansado llegue al lugar donde lo habia visto por última vez pero ya no estaba, grite su nombre pero no obyuve respuesta y decidi continuar pero no encontraba un camino claro, me encontraba a escasos 100 o menos quizás de llegar al punto más alto para acceder a Laguna Seca pero no encontraba una posible ruta.

Solo en esa parte del camino y cansado no vi muchas esperanzas de seguir y pensando que si los pobladores ya habían pasado Laguna Seca me sería más complicado seguirles el ritmo tome la decisión de regresar aprovechando que aún era de mañana y empece el lento descenso pero busque alguna otra ruta alterna para la bajada ya que no quería regresar por donde subí y en algunos tramos descendía dejándome arrastrar por las piedras hasta que encontre un camino que me facilitó las cosas, en plena bajada me encontré con Silvia, una chica de nuestro grupo que también le costaba subir así que le dije que mejor bajaramos que en Marachanca nos estaban esperando algunos de nuestro grupo.

El descenso por momentos fue lento debido a que no habia un camino fijo hacia la pampa hasta que mas adelante ya logramos encontrar uno que nos alivió la bajada aunque abajo nos esperaban un grupo de vacas que nos miraban con cara de muy pocos amigos por lo que tuvimos que rodearlas y alejarnos del camino teniendo que bajar por entre más cactus teniendo cuidado de no ensartarnos en uno y luego de una bajada un tanto complicada logramos retomar el camino que nos llevaría hacia Marachanca, que ya de día podíamos verlo desde lo alto del cerro.

Después de mas de 2 horas de caminata logramos regresar a Marachanca, ahí nos esperaban ya algunos de nuestro grupo y faltabana bajar aun 6 más que conforme pasaban las horas fueron llegando hasta estar completos, todos cansados, adoloridos y tristes por no haber podido llegar a la laguna iniciamos la bajada a Matucana caminando ya que no había en ese momento ningún carrito que nos pudiera llevar.

Durante el tiempo que permanecimos en Marachanca los pobladores se mostraron muy hospitalarios, nos invitaron desayuno y conversamos un poco con ellos, siempre es bueno conocer un poco más de la población local y no solo hacer el clásico trek al lugar, las experiencias aprendidas serán enriqucedoras. Luego de despedirnos de algunos pobladores iniciamos el lento camino hacia Matucana llegando cerca de las 3:30 de la tarde para poder abordar la combi de regreso a Chosica y posteriormente a Lima.

Regresamos con bronca por no haber podido llegar a la laguna Arca pero esta ruta quedará pendiente para una próxima visita y esta vez si esperamos tomarnos muchas fotos con la laguna.

Datos a tener en cuenta:
Pasaje desde Ovalo Santa Anita a Chosica S/. 3 soles
Pasaje desde Chosica a Matucana S/. 3.5 soles
Pasaje de Matucana a Marachanca en camión S/. 3 soles

Popularity: 2% [?]