Esta aventura empieza un sábado saliendo a eso de las 2 de la tarde de Lima con destino a San Mateo de Huanchor, previamente ya me había enterado que Las Américas estaba full y seguirá así hasta fin de mes de Junio debido a que una empresa ha ocupado todas las habitaciones del mencionado hospedaje. Así que debíamos aplicar un plan de contingencia y nos hospedamos en el Hostal “La Posada” que se encuentra a escasas 2 casas del paradero final de las combis que van a San Mateo. Una vez establecidos salimos a recorrer las calles de esta pequeña ciudad y a esperar al nutrido grupo que vendría más tarde para nuestra aventura al Monte Meiggs.

Aprovechamos para descansar y a eso de las 10.15 de la noche el resto de la gente arribó a San Mateo, fuimos acomodándolos en el hospedaje para luego buscar un lugar donde comer. Debido a la hora de la noche casi todo estaba cerrado. Felizmente encontramos un restaurant a un lado de la carretera que estaba atendiendo aún y tras saciar el hambre regresamos al hospedaje a eso de la medianoche para descansar ya que debíamos levantarnos a las 5 de la mañana para prepararnos en nuestro viaje a Ticlio.

Monte Meiggs vista desde el final de la carretera afirmada

Monte Meiggs vista desde el final de la carretera afirmada

De a pocos fuimos levantándonos y cerca de las 5.45 de la mañana estábamos listos para la partida, fuimos al puente carrozable donde salen los colectivos a Casapalca, primero a tomar nuestro desayuno, la chica que atendía le faltaban manos ya que eramos 21 personas, algunos tomaron maca, otros emoliente acompañado de su respectivo pan con queso o con tortilla. Con cierto retraso abordamos 3 colectivos, luego de poco más media hora de camino y tras pasar por Chicla y Casapalca llegamos a Ticlio que nos recibió con un clima frio y cierta nubosidad pero del lado del Anticona mientras que el Meiggs se veía despejado.

Eran poco más de las 7 de la mañana y tras una breve charla donde dimos algunas indicaciones adicioanles y unas fotos para el recuerdo caminamos por una carretera afirmada hasta la caseta de control de la minera Volcan para pedir el permiso respectivo para ascender al Monte Meiggs, el vigilante nos atendió con cortesía, nos registramos e ingresamos para continuar nuestro camino por la carretera que va hacia la derecha, tras cerca de 15 minutos de caminata llegamos a lo que era el restaurant de la minera y al costado había una canchita de fulbito, no me puedo imaginar a los mineros jugando su pichangita a más de 4800 metros y pensar que otros países lloran a la FIFA por ir a jugar a La Paz a 3600 metros porque dicen que es inhumano.

Continuamos nuestro camino y seguimos por la carretera hasta llegar a unas construcciones abandonadas y aquí es donde se termina la carretera afirmada para empezar nuestra aproximación y ascenso al Meiggs. Tras la caminata el grupo descanso justo al inicio de la subida que nos llevaría hacia la arista, esta es una subida de aproximadamente unos 100 metros que había que hacerlo despacio. Tras unos 15 minutos ya estábamos arriba donde se puede apreciar una apacheta que nos guía el camino. Desde aquí y a una altura de 4966 metros tenemos ya una impresionante vista de Ticlio, sus montañas, el Rajuntay y hasta los nevados de la cordillera del Pariacaca.

Monte Meiggs visto desde el inicio de la arista

Monte Meiggs visto desde el inicio de la arista

Unos pasos más en subida y el terreno cambia totalmente a una tierra de color rojiza que nos hace pensar que estamos caminando en Marte. El camino en este punto se angosta un poco ya que debemos seguir por la arista que nos lleva hacia la cima, no es muy complicado salvó el último tramo que tiene una pendiente bastante pronunciada y si no te aseguras bien te tiende a resbalar hacia abajo. Aquí tuvimos que usar cuerda para ayudar a la mayoría a subir hacia la parte rocosa. El ascenso en esta parte se hizo un poco más lento debido a la dificultad del tramo, de a pocos la gente iba superando el obstáculo y una vez en la parte rocosa la cosa se hizo más sencilla, solo faltaba buscar un camino claro que nos llevara hacia la cumbre y tras unos minutos más logramos conquistarla.

Era cerca del mediodía y la vista desde la cima es impresionante, el GPS en ese momento marcaba 5108 metros, en ese momento te sientes cerca del cielo, capaz de tocar las nubes y te invade una gran satisfacción por breves segundos que justifican las horas que empleaste en subir la montaña. En lo personal está es la segunda vez que subo al Meiggs y en esta ocasión la montaña se portó muy bien. Tuvimos cielo despejado y sol todo el día sin fuertes vientos en la cima. Todo perfecto para ascender a la montaña, no como la primera vez que subí cuando el Meiggs nos botó de la cima a punta de granizo.

Cumbre en el Monte Meiggs

Cumbre en el Monte Meiggs

Estuvimos cerca de media hora en la cima, la gente quería llevarse recuerdos de este ascenso y trás las respectivas sesiones de fotos teniamos que emprender el descenso con mucho cuidado, algunos ya iban sintiendo los efectos de la altura, algo de sueño y dolores de cabeza pero había que bajar rápido. El descenso también tomó cierto tiempo ya que la gente bajaba por la cuerda de uno en uno, algunos bajaron sin ayuda pero a otros les tomó más tiempo. Tras cerca de media hora ya todos estábamos nuevamente caminando por la arista y continuamos el descenso hasta la caseta de vigilancia cerca de las 2.30 de la tarde.

Esperamos al resto en la caseta, nos registramos nuevamente con el vigilante para ver que todos estamos saliendo y enrumbamos hacia la carretera central para esperar carros que nos lleven a Lima. Conforme pasaban los minutos los buses pasaban y no se detenían, parecía que ya venían llenos de Huancayo, así que tuvimos que pedirle a los camioneros que se detenían en Ticlio que jalen a algunas personas del grupo. Para los que no han viajado en camión les comento que es una bonita experiencia ya que los camioneros tienen muchas historias que contar. Después algunos buses pararon y el resto logró regresar a Lima tambíen ya que a eso de las 4 de la tarde la temperatura iba bajando en Ticlio.

Datos a tener en cuenta:

Hospedaje La Posada S/.30 soles cama doble con baño común
Pasaje desde Ovalo Santa Anita a Chosica S/. 3 soles
Pasaje desde Chosica a San Mateo de Huanchor S/. 5 soles
Colectivo de San Mateo de Huanchor a Ticlio S/. 45 soles
Pasaje en Bus Interprovincial de Ticlio a Lima S/. 10 soles

Más fotos de esta salida aquí

Popularity: 7% [?]