Lugar mítico, destino obligado para cualquier persona que desee apreciar las diversas formaciones rocosas que muestran rostros, personas o animales de manera caprichosa, como si alguien los hubiese convertido en piedra a propósito. Así es Marcahuasi. Lo estuvimos planeando hace meses, y las ganas de conocerlo eran inmensas.

Nos preparamos saliendo temprano un sábado con rumbo a Chosica, aunque tuvimos un pequeño retraso a la altura del cruce a Huachipa por el tráfico; sin embargo logramos llegar a Chosica a tiempo para tomar el carro a San Pedro de Casta.

Tomamos rumbo a Santa Eulalia yendo por una carretera afirmada, después de una hora llegamos a Huinco. Aquí los carros se detienen para que la gente vaya al baño o compre su papa con huevo o choclo con queso para el camino, que por cierto no es muy bonito ya que tiene el ancho suficiente para que pase un carro únicamente y el precipio se ve en todo momento.

Llegamos a Casta a eso del mediodía. Sobre San Pedro de Casta se puede decir que se encuentra ubicada a 3100 msnm. y el paisaje a su alrededor es impresionante.

Anfiteatro

Anfiteatro

En la plaza pagamos S/.5 nuevos soles por derecho de entrada a Marcahuasi. Si desean pueden alquilar burritos por S/.13 nuevos soles para que carguen las mochilas y demás cosas que pudieran llevar, y/o caballos por S/.15 nuevos soles para que no tengan que ir a pie. La distancia de Casta hasta el anfiteatro son de unos 5Km., y toma unas 3 horas el recorrido por el camino largo.

Luego de una rica Patasca empezamos nuestro camino. Preferimos caminar llevando nuestras mochilas al hombro e iniciamos el ascenso hacia la meseta. Poco a poco Casta iba quedando lejos y las nubes cada vez más cerca, lo cierto que al anfiteatro llegamos como a las 5 de la tarde, buscamos un buen lugar para armar nuestra carpa antes que oscureciera y el frio se iba sintiendo cada vez más.

Habían algunas carpas más en el lugar, no mucha gente se animó a visitar Marcahuasi en esas fechas así que descansamos un rato para luego ver el cielo estrellado de noche. Las estrellas fugaces aparecían de cuando en cuando, y preparamos algo caliente para combatir el frio y mate de coca también. Cerca de la medianoche nos fuimos a dormir para levantarnos temprano con el fin de recorrer todo lo que se pudiera. El amanecer en la meseta es hermoso, el sol caía sobre nosotros desde las 6 de la mañana; preparamos el desayuno y cerca de las 7 de la mañana empezamos el recorrido para ver todas las formaciones rocosas que existen en el lugar. Llegamos a la laguna Cachu Cachu, pasando por el valle de las focas, el caballo caido entre otros.. nos faltó poco para llegar a Fortaleza pero no nos ubicabamos bien y tuvimos que regresar al anfiteatro. El lugar es impresionante y tomamos hartas fotos gracias a la vista es espectacular, y se pueden apreciar las nubes a lo lejos abajo tapándolo todo. Una vez de regreso al campamento desarmamos la carpa y guardamos todo para enrumbar el camino de regreso a Casta por el camino corto.

Rostro de la humanidad

Rostro de la Humanidad

Pasamos por unas chullpas y otras construcciones antiguas para llegar a la cabaña de Daniel Ruzzo, tenaz investigador y principal difusor de la meseta de Marcahuasi. Actualmente dicha cabaña está abandonada y al lado se encuentra la formación rocosa más importante de todas: el famoso rostro de la humanidad; junto a el se encuentran otras formaciones rocosas como el camello, la tortuga, la mujer con hijo en brazos, la llama, el león, etc.. aunque varias de ellas uno tiene que tener bastante imaginación para poder verlos bien.

El regreso a Casta se hace más rápido por el camino corto y llegamos como a las 2 de la tarde a la plazita, para luego terminar abordando la combi de regreso a Chosica cerca de las 4 de la tarde y de ahi hacia Lima.

Datos a tener en cuenta:
Pasaje desde Ovalo Santa Anita a Chosica S/. 2.5 soles
Pasaje desde Chosica a San Pedro de Casta S/. 10 soles
Pago por derecho de Ingreso a Marcahuasi S/. 5 soles

Más fotos de esta salida aquí

Popularity: 2% [?]