Existe una ruta muy cerca de Lima que seduce y a la vez intimida, una ruta que impone sus propias reglas de juego las cuales debemos seguir si es que  deseamos conocer el mayor tesoro de Matucana, que son sus 4 lagunas. Y es que llegar hasta aquí no es tarea fácil, ya sea por Marachanca o Huillpa, recorrer las alturas de Matucana no es un trek apta para todos. Por eso después de planificar esta ruta nos decidimos a intentarla aprovechando los feriados otorgados por fiestas patrias. Una cantidad de días necesarios para realizar este trayecto con tranquilidad.

Es así que el 28 de Julio alistamos las mochilas y tomamos rumbo hacia Chosica, punto de inicio de nuestra aventura hacia la cálida y tranquila localidad de Matucana. Es feriado y el chosicano nos cobra S/. 3.7 el pasaje desde el óvalo Santa Anita hasta el Parque Echenique en Chosica. Al llegar vemos una gran cantidad de personas buscando salir unos a San Pedro de Casta, otros a San Mateo y algunos más a Matucana. La combi nos cobra S/. 5 a la capital del distrito de Huarochirí. No queda otra opción pues la movilidad es escasa y la demanda abundante.

Laguna Huasca

Laguna Huasca

Con cierto retraso logramos llegar a nuestro destino, son poco más del mediodía y en la plaza de Matucana se viven las fiestas patrias desarrollandose un desfile cívico de los colegios e instituciones de Matucana y sus anexos. Esperamos en la plaza Grau a que termine el desfile ya que tras la culminación de la misma podremos conseguir transporte a Huillpa, punto de inicio de nuestra aventura. Son cerca de las 3 de la tarde y la combi nos deja para iniciar la subida hacia Camarón Corral, con un desnivel de 800 metros caminaremos hasta llegar a los 4000 metros donde armaremos nuestro primer campamento, al lado de la cascada más alta que he visitado hasta el momento.

La noche nos gana y apenas hemos logrado pasar el reservorio de Huanarca, así que las frontales son necesarias para continuar el camino, el cual a medida que subimos se va haciendo cada vez más angosto y sin visibilidad alguna debemos recurrir al GPS para saber si estamos cerca de la cascada. El avance es lento debido al peso de nuestras mochilas, pero cerca de las 7.30 de la noche logramos llegar a nuestro primer objetivo. Armamos la carpa y preparamos algo de comer antes de irnos a descansar ya que el siguiente día será más duro aún porque serán unos 750 metros de desnivel más para llegar a la laguna Huasca.

Tras peguntar a algunos pobladores del lugar seguimos avanzando y cada vez el andar se vuelve más lento, pasamos la última estancia en el camino que se encuentra a unos 4200 metros donde una señora nos indica por donde ir y tras mucho batallar llegamos a la última parte de nuestra ruta, un camino que bordea por una inmensa pared de roca que de a pocos va adentrándose en la montaña hasta permitirnos entrar en ella para alcanzar un abra desde el cual se tiene una hermosa vista de la laguna. Son cerca de la 1 y media de la tarde, el sol quema aún y debemos bajar ahora para armar nuestro siguiente campamento.

La laguna Huasca se encuentra a una altura de 4638 msnm según GPS, el clima aún es agradable, felizmente no corre viento a pesar de estar en un campo abierto. Nos dedicamos a descansar el resto de la tarde ya que el esfuerzo para llegar hasta aquí ha sido considerable. En Huasca es común ver variedad de aves y patos nadando y es que en la laguna se pueden apreciar diminutas fromas de vida que seguro proveen alimento a estas aves.

Laguna Atococha

Laguna Atococha

La noche cae en Huasca y debemos preparar nuestros alimentos, algo caliente para combatir el frío, aunque no se siente mucho en ese momento por la madrugada si será aún más intenso. A una altura como la que estamos es difícil poder dormir, a pesar de estar abrigados dentro de nuestros sleepings el frío se siente por toda la carpa y el agua se congela por ello. La noche pasa muy lento y la mañana es aún más fría así que debemos abrigarnos bien para salir de la carpa. Tratamos de calentar agua para tomar nuestro desayuno, hace tanto frío que lo que calentamos debemos tomarlo rápido que se enfría rápidamente.

Esperamos a que el sol nos ilumine un poco y que caliente nuestros cuerpos para iniciar nuestro tercer dia de trek, esta vez con destino a las otras lagunas de Matucana. Dejamos nuestra carpa y llevamos solo lo indispensable para continuar nuestro camino. Esta vez el reto es subir unos 200 metros de desnivel pero las piernas ya no son las del principio y es que cada paso en subida se hace muy lento. Ha pasado poco más de una hora y el abra está a nuestro alcance, 4822 msnm, punto más alto de nuestra aventura y ahora a bajar de a pocos para llegar a la laguna Atococha, primera de las 3 lagunas
que nos restan por visitar.

Tras unos 20 minutos logramos divisarla, es la más pequeña de las 4 pero a pesar de eso tiene su encanto, se encuentra a una altura similar que Huasca, unas cuantas fotos y decidimos ir hacia la laguna Tucto, la cual se encuentra en etapa de represamiento, ya que vimos que hicieron una carretera hasta ella y habían en el lugar algunas construcciones y vehículos para dicha obra. Decidimos no bajar hasta la misma laguna ya que esta se encuentra a unos 4453 msnm y volver a subir lo bajado en ese momento sería fastidioso. Unas cuantas fotos más y son cerca de las 10 de la mañana. Queríamos regresar a Huasca a eso del mediodía para desarmar todo y empezar a bajar pero si decidíamos ir a Arca nos tomaría más tiempo y quizás eso nos obligaría a pasar nuestra segunda noche a más de 4600 metros, cosa que no me agradaba mucho.

Debiamos regresar y dejábamos de visitar la laguna Arca la cual hubiese sido la cereza del pastel pero preferimos evitar riesgos ya que nos estábamos quedando sin comida y agua y según lo planeado deberíamos estar ese día en Huillpa a las 6 de la tarde. Subir al abra fue una tarea ardua, caminábamos muy lento en subida y es que las piernas ya no daban luego de tres días de full trek, logramos divisar el abra y el camino en bajada hasta nuestro campamento se hizo un poco más fácil.

Laguna Tucto

Laguna Tucto

Nos dirigimos por una ruta que sería más directa para nuestro descenso pero no encontrábamos una salida que nos llevará hacia el camino. Todo lo que veíamos eran caídas de unos 20 metros de altura por todos lados y la desesperación comenzaba a proliferar en ese momento. Felizmente divisamos unos corrales a la distancia y unos perros que empezaron a ladrar, nos logramos comunicar a gritos con las personas que se encontraban abajo y nos indicaron como bajar, ya algo más aliviados por el susto inicial continuamos nuestro descenso, como nos desviamos demasiado del camino a Camarón Corral nos indicaron un camino que nos llevaría directo hasta Huanarca, eran cerca de las 4 de la tarde y calculamos llegar a Huillpa a las 6 de la tarde aproximadamente.

El agua escaseaba y el cansancio era abrumador, estábamos haciendo una bajada de 1600 metros hasta Huillpa y procurábamos no tomar muchos descansos a fin de apresurarnos hasta que cerca de llegar a Huanarca encontramos un puquial el cual fue un alivio ya que pudimos refrescarnos un poco y lavarnos tras todo el camino recorrido previamente. Renovados por el líquido elemento continuamos nuestro descenso llegando a Huanarca a eso de las 5 de la tarde, un breve descanso y a seguir bajando hasta Huillpa llegando aquí a eso de las 6.30 de la tarde con poca luz. Colocamos las mochilas en el piso y entramos en la única tienda que había, compramos gaseosa y preguntamos si nos podían dar albergue por esa noche. Nos llevaron a una casita abandonada que serviría para guarecernos del frío de la noche hasta la mañana siguiente que tomaríamos un camioncito que nos llevaría de regreso a Matucana.

Eran las 4 de la mañana y había que preparar todo para esperar al camión que debería llegar a eso de las 5 de la mañana, la gente en Huillpa se levanta muy temprano, lástima que no tengan aún alumbrado público. Conversando con algunos pobladores haciamos tiempo hasta que llegó el carro, lo abordamos y luego de unos 45 minutos estábamos ya en las calles de Matucana, bajamos y abordamos la combi a Chosica, luego de un desayuno al paso por aquí abordamos el chosicano con rumbo a Lima para tomar un merecido descanso luego de tres días de ardua caminata y conocer lugares hermosos en nuestra serranía limeña.

Mas fotos de esta salida aquí

Popularity: 4% [?]